Guía para muñequear un concurso

por ACIJ

Autor

ACIJ

Publicado el

2021-05-26

Tags

TransparenciaConsejo de la MagistraturaControl

Cómo aprovechar las "oscuridades" del Consejo de la Magistratura


La entrevista en la comisión de Selección, la audiencia en el plenario del Consejo de la Magistratura de la Nación y la impugnación de los antecedentes ofrecen “ventanas de discrecionalidad” para los concursantes que saben aprovecharlas

Un estudio practicado en 10 de los 45 concursos finalizados en 2018 confirma la proclividad de los consejeros por alterar los órdenes de mérito construidos sobre parámetros objetivos. En seis de los procesos analizados, el resultado de la entrevista varió el ranking de posiciones, mientras que en dos hubo más cambios tras la audiencia. Estas modificaciones corroboran el impacto de la discrecionalidad en la confección de la terna para cubrir vacantes judiciales que el Consejo remite al Poder Ejecutivo

La guía para muñequear un concurso en el Consejo de la Magistratura de la Nación está compuesta de tres acciones básicas: 1) impugnar la calificación de los antecedentes; 2) llegar a la entrevista en la comisión de Selección, y 3) si nada de lo anterior es suficiente para ingresar a la terna y a la lista complementaria, aún queda la posibilidad de cabildear para que el pleno de los consejeros modifique el orden de mérito antes de aprobar el proceso y de remitir la propuesta al Poder Ejecutivo. Esta estrategia de tres pasos para explotar los resquicios de discrecionalidad que ofrece el procedimiento surge de un estudio que elaboramos en ACIJ a partir del análisis de 10 de los 45 procesos finalizados durante 2018. En términos generales, la investigación corrobora que un buen examen y un buen curriculum ayudan, pero pueden resultar insuficientes frente a competidores avezados en el aprovechamiento de las zonas no regladas del concurso o que gocen de palanca política.

La impugnación de los antecedentes es un aspecto crítico para el acceso a la magistratura: un tercio de los impugnadores logró mejorar el puntaje y beneficiarios de esos cambios ingresaron a siete propuestas de candidatos enviadas a la Casa Rosada. Un postulante, Alberto Ángel Elgassi, consiguió sumar hasta 18,25 puntos gracias a la revisión de la evaluación del curriculum, actividad a cargo de los propios consejeros. El logro resulta más impactante todavía si se considera que en promedio los impugnadores exitosos cosecharon casi 3 puntos adicionales a los que habían recibido originariamente, como relata el artículo titulado “Impugne para ganar”.
Las “ventanas de discrecionalidad” vuelven a abrirse durante el interrogatorio de los postulantes en la comisión de Selección. “En seis de los 10 concursos analizados se modificaron los órdenes de mérito luego de las entrevistas ante los miembros del comité”, consigna el trabajo que desarrolló Marcelo Giullitti con la asistencia de Madison Grimes. Esta variación favoreció hasta a siete aspirantes en uno de los concursos.

El competidor que mayor partido sacó a la entrevista personal avanzó ocho puestos en el orden de mérito. La efectividad de esta área de discrecionalidad es ratificada por el hecho de que cinco de sus beneficiarios terminaron en la propuesta de nombres enviada al Poder Ejecutivo. En dos concursos, las personas favorecidas por sus entrevistadores estaban fuera de los puestos de terna o lista complementaria, y gracias a la modificación obtenida, quedaron adentro. En uno de los concursos, la beneficiaria estaba en la lista complementaria y, gracias a la entrevista, ingresó en el terceto.

Dispar e injustificado

“La información revela que la etapa final ante la comisión tiene una incidencia relevante en el resultado de los concursos. Sin embargo, la calificación de las entrevistas incorporadas en el artículo 41 del Reglamento no depende de criterios objetivos”, precisa el informe de ACIJ. Y subraya que tampoco la reglamentación prevé la cantidad de puntaje máximo que se pueda obtener en esta instancia que sucede, al igual que el período de impugnaciones, una vez que ya se conocen los resultados de las evaluaciones de oposición y antecedentes.

La posibilidad de muñequear un concurso llega hasta el trámite final, cuando el pleno del Consejo celebra la audiencia pública con los finalistas. En dos de los 10 concursos analizados, el Plenario varió el orden de mérito confeccionado por la Comisión. La máxima cantidad de cambios ocurrió en el concurso N° 337: los consejeros modificaron seis veces el ranking. Gracias a esto, un concursante logró avanzar cuatro posiciones. “Resulta llamativo el hecho de que en el Concurso N° 324 la justificación de la modificación de la terna haya sido la propuesta de un consejero basada en las entrevistas personales. Por otra parte, en el 337, la enmienda en el orden se funda en la existencia de sanciones no declaradas por un candidato, el cual pasó del tercero al décimo primer lugar en el orden de mérito. Sin embargo, el resto de los candidatos no ascendió un lugar respectivamente a partir del espacio generado, como indicaría la lógica, sino que las modificaciones al orden de mérito fueron realizadas en forma dispar, sin aclarar la regla utilizada”, apunta el estudio.

Un aspecto paradójico de estas audiencias es que, si bien son públicas, no es posible acceder al soporte audiovisual, o al acta de registro del acto que permita verificar las causales de los cambios en las ternas u órdenes de mérito. Esto es desafortunadamente así en todos los concursos que lleva adelante el Consejo de la Magistratura de la Nación.

TransparenciaConsejo de la MagistraturaControl

Ver otros artículos relacionados

  Cargando artículos